domingo, 13 de diciembre de 2009

Despedida al alma que se le acaban los días


Déjame llorar en tu regazo, lugar donde nos recogemos y pido con la esperanza de que justo cuando no sea necesario contar más los días todo empezará a ser mejor. Que cuando el tiempo no exista, pueda llegar al refugio aquel donde no hay dudas, preguntas acompañadas de respuestas con mal sabor ni preguntas aún sin respuesta, donde nos domina un poder ajeno que nos mueve al antojo de las manecillas de su reloj.

¿Acaso alguna vez, antes de que termine mi tiempo, podría ver todo al revés, y quien merezca recibirá aquí y no después? Quien no desiste en su búsqueda, algún día vencerá.

3 comentarios:

Kutty Reyes dijo...

Excelente fotografía, nunca vi una toma desde ese angulo de la basílica, te felicito.

Abrazos.

Elia Mariel dijo...

Gracias Kutty, un honor escuchar (prefiero decir escuchar y no leer) tu comentario.
Espero que sigas visitando mi blog :)

Gigi en Gigilandia dijo...

Muy chula la foto!!!.

Dios te bendiga.