miércoles, 9 de junio de 2010

Las horas doradas...

... 6:00 a.m. a 9:00 a.m.
Amo recorrer las carreteras, tanto, que a pesar de lo mágico del destino final que me espere a veces quiero que la carretera nunca termine. No me gusta perder el tiempo durmiendo mientras ando de un sitio a otro. Rara vez leo, admitiendo que es la única forma de ver algo que tal vez pueda superar lo que ven mis ojos sobre las vías migratorias terrestres.

Escoger esas primeras horas del día para recorrer las carreteras de mis viajes me hace experimentar una de las mejores sensaciones visuales. A esas horas todo es digno de una foto, y a veces ni siquiera saco mi cámara, me limito a hacer los "frames" con mis ojos y las guardo todas y cada una en el mejor álbum, mi cerebro.

El sol sale y baña de dorado todo lo que se le cruza en su destino, las sombras se vuelven exquisitas y los colores aún más apetecibles. Ves la vida iniciar un ciclo más, y desde adentro respiras el aura de lo que ocurre afuera.

5 comentarios:

Héctor Emilio (Motika) dijo...

Un post simplemente delicioso sobre todo para nosotros los itinerantes madrugadores. Gracias por compartirlo

Elia Mariel dijo...

y yo que sufro de ser noctámbula...
primero por imposición cuando empecé a estudiar Arquitectura y luego de terminarla por elección, cuando descubrí la magia que la luna y la noche ejercen en un cerebro medio loco :)

Anónimo dijo...

Le confiezo...a usted y a sus seguidores.
Que yo tambien amo recorrer carreteras, por algunas cosas que usted expone; y por algunas sensaciones y sensibilidades que generan en mi.
Es como recorrer un territorio de todos pero que en ese momento pertenecen a mi.
Turismo Interno?
A.H.

Elia Mariel dijo...

oh !
Turismo para Todos
como la campaña de turismo interno de MITUR :P

Gigi en Gigilandia dijo...

Y a veces sucede que pasas siempre por el mismo lugar y si le prestas atención encuentras algo diferente a lo que crees que ves a diario.