domingo, 17 de abril de 2011

La Obra Rupestre, patrimonio salvable integrado al conglomerado urbano

* Investigación premiada por UNESCO, Unión Latina y Centro León en el concurso "Conoce y Evalúa tu Patrimonio Inmaterial". Ensayo publicado por UNESCO, año 2009. París, Francia.
Proyecto presentado en el II Simposio Internacional de Arte Rupestre, año 2010. La Habana, Cuba.
Principales Obras Rupestres alrededor del mundo.
Las diferentes zonas donde encontramos obras rupestres no fueron elegidas al azar. Desde su concepción, la obra siempre ha estado vinculada al contexto que le rodea. Éste en muchas ocasiones ha evolucionado y cambiado, suceso que analizando los casos nacionales (República Dominicana), produce una desvinculación obra-contexto.

Estudiando los espacios que alojan obras rupestres en contextos como el entramado urbano de la ciudad de Santo Domingo, surgen inquietudes: ¿qué sucede con una obra cuyo contexto cambia, siendo el mismo un factor inherente a la consideración de la obra como patrimonio? ¿Acaso puede ser tomado un contexto alterado, como un valor cultural agregado a la obra rupestre? ¿Cómo puede trabajarse un espacio componente de un patrimonio intangible, obteniendo resultados positivos en el manejo y la administración de los mismos, buscando conservar, proteger y garantizar el uso del espacio integrándola de manera conciente a la urbe? 

“La Obra Rupestre: patrimonio salvable integrado al conglomerado urbano”, es un ejercicio que explora diferentes propuestas de integración para los espacios que alojan obras rupestres dentro de la ciudad de Santo Domingo, buscando respuestas efectivas que integren espacios de valor patrimonial, cultural, y ecológico a un contexto diferente al que los concibió.
Principales Obras Rupestres en Santo Domingo. Potenciales y necesidades del espacio
La geomorfología de la ciudad de Santo Domingo, conformada por terrazas de caliza paralelas a la línea de costa del Mar Caribe, ha permitido la presencia de una cantidad incontable de cavernas en toda la ciudad, y gracias a ellas, un significativo inventario de obras rupestres. 

Entre los puntos distribuidos por toda la superficie de la ciudad, hay puntos con calidad y vocación de tratamiento urbano, y con potencial para crear ese vínculo ya mencionado. Estos puntos son:

-Farallón Sur de la Cayetano Germosén y el Parque Mirador en el Distrito Nacional de Santo Domingo
-Cuevas de Santa Ana y de las Momias en el Conservatorio de Música del Distrito Nacional
-Farallón Sur-Oriental de Santo Domingo Este
Farallón Sur de la Cayetano Germosén y Parque Mirador Sur
Visión 2025
Estos puntos poseen una característica similar, y es que cada uno de ellos, a pesar del valor que como patrimonio poseen, han quedado vulnerables a los cambios y crecimientos de la ciudad y la ausencia de planificación y ejecución de proyectos concebidos en base a la importancia que representa tener un patrimonio como lo es el de la Obra Rupestre en un contexto urbano. La conformación y estructura física, funcional, espacial y perceptual de la ciudad borra o ignora las huellas de este medio sin importar el valor patrimonial que poseen. Esta especie de indiferencia ha producido ocupaciones informales, vandalismo, aislamientos y otras consecuencias perjudiciales para estas zonas. 

Un territorio no intervenido y no identificado su uso, es en nuestro país tierra de nadie, a pesar de que se quiera proclamar tierra de todos y para todos. Patrimonio es una acepción igualmente aplicable al legado cultural como a los recursos que nos presta la naturaleza a través del territorio.
Cuevas del Conservatorio de Música
Visión 2025
Es conveniente y coherente ligar la ciudad a aquellas obras que estuvieron estrechamente ligadas al entorno natural. La conservación del patrimonio es una respuesta defensiva al riesgo de su degradación o pérdida de derecho de su uso publico. Planificar estos espacios asegura este cometido y sirve como herramienta de promoción al desarrollo local y aporta a la conservación de las huellas con carácter de importancia para la relación de las generaciones con su historia y su entorno.

La clave, en términos urbanos, descansa en proponer, integrar, recuperar los espacios que rodean e influyen directamente los albergues de obras rupestres en el conglomerado urbano de Santo Domingo. Debe establecerse como objetivo, crear vínculos entre los elementos botánicos, faunísticos, espeleológicos y culturales que se conservan en el contexto de origen y la obra misma, con los elementos urbanos y sociales. Generar actividad complementaria con sentido positivo para la vida pública urbana ayuda al fin de priorizar tanto la conservación como el uso del patrimonio., garantizando así su promoción.

A través del rescate y revalorización de la Obra Rupestre se evidencia que la misma y su contexto son una unidad inseparable.


Farallón Sur-Oriental de Santo Domingo Este
Visión 2025

1 comentario:

Rafael V. Arvelo C. dijo...

Elia,

Estoy orgulloso de ti!